Facebook Like

miércoles, 11 de junio de 2014

Exfoliación según tu tipo de piel + pasos a seguir + tips!

Cuando yo todavía andaba por la vida a cara lavada forever y llena de espinillas de mi tierna adolescencia, alguien me recomendó exfoliarme la cara. Y a pesar que luego aprendí que exfoliar pieles que padecen de acné es más o menos complejo, cuando mis hormonas dejaron de rebelarse en mi contra decidí cachar qué onda con estas cremitas arenosas y ásperas



La verdad es que la exfoliación es una parte súper importante de la rutina de belleza, y lo he aprendido con el tiempo. Así que vamos a discutir las bases de este procedimiento y contarles algunos tips que he aprendido de esta técnica.

Primero que todo, veamos la teoría. La exfoliación es un procedimiento que afecta a las capas más externas de nuestra piel y que permite eliminar las células muertas, lo cual da como resultado una piel más linda, radiante y con menos manchas y arrugas. Además, el masaje que acompaña su realización mejora el drenaje linfático, la circulación sanguínea y la producción de colágeno. Como si todo eso no fuera suficiente, reduce los poros y mejora la absorción de las cremas. O sea, puros efectos cachilupis.

Las cremas exfoliantes vienen en distintas variedades de colores, presentaciones y densidades. Pregunta donde la compres cuál es mejor para tu tipo de piel: las pieles secas necesitan exfoliantes más agresivos, y las sensibles exfoliantes más suaves. En general todas tienen una textura arenosa o granulosa, algunas más y otras menos, y también la "dureza" de estos granitos varía entre crema y crema. Insisto, si tu piel se irrita mucho, o sientes que te estás echando sólo jaboncito, quizá es mejor buscar un exfoliante más apropiado. Esta textura es exquisita y a mí personalmente el masaje me relaja harto, así que atrévete y aprovechas de regalonear la piel de tu rostro, que al fin y al cabo, ella da la cara por ti todo el día. Ba dum tss! Ok, la comedia no es mi fuerte, continuemos...

Es muuuy importante saber que esto no es algo para hacer todos los días, porque puedes irritar la piel y al final el efecto sobre ella será negativo en vez de saludable, y no queremos eso. Para pieles secas, se recomienda no más de una vez a la semana, y 2 veces a la semana para pieles grasas. Si tu piel es muy sensible, quizá tengas que aplicar incluso a intervalos mayores, pero esto depende de tu grado de sensibilidad y del exfoliante que utilices; si todos los exfoliantes que pruebas te irritan, trata de diluirlo con tu gel de limpieza facial o incluso con tu crema hidratante. No estoy segurísima, pero tengo entendido que las pieles que sufren de acné crónico deben hacerse una exfoliación más "profesional", porque ya nos estamos metiendo en un tipo de piel que tiene un problema dermatológico.

Y ya que hemos aprendido un poquito más al respecto, veamos cómo se aplica el exfoliante:
  • Lo primero es lavar bien tu cara con tu jabón (jabón de cara!!! no de cualquier tipo) o gel facial.
  • Humedece tu rostro!! Así la aplicación será más suave y menos agresiva
  • Luego, aplica una cantidad moderada de exfoliante y aplícalo sobre tu rostro con suaves masajes circulares. Evita el contorno de tus ojos!
  • Las mascarillas exfoliantes te las dejas más rato en la cara luego del masaje. Probablemente con las cremas exfoliantes puedas hacer lo mismo, pero yo me enjuago directamente luego de masajearme, preferentemente con agua tibiecita.
  • Seca tu cara con una toalla suave. Tu piel está delicadita luego de quitarle todas las células muertas, así que sé cuidadosa, sécate con cariño y de a "toques" con la toalla, no frotándola.
Ya hemos terminado de exfoliar! Pero no terminamos ahí. Como dije, nuestra piel está súper delicada y es necesario aliviarla, así que lo mejor es aplicar tu tónico facial para calmar la piel.

La exfoliación ha dejado tu piel en el mejor estado para absorber todo lo que quieras aplicarle. Este es un buen momento para ponerte una mascarilla si así lo quisieras. Si no, aprovecha este estado de tu piel e hidrata tu rostro con tu crema favorita.

Lo que NO debes hacer:
  • Mezclar productos exfoliantes tratando de mejorar o potenciar el efecto, porque puede que termines irritando demasiado tu piel
  • JAMÁS aplicarla sobre piel irritada, con heridas, quemaduras, insolada o que haya sido sometida recientemente a tratamientos químicos o de láser.
  • No emocionarte mucho con el masaje. Debe ser con suavidad, no tratar de arrancarte la piel con los granitos.
  • Evita regiones delicadas de tu piel, como el contorno de ojos
  • No dejes tu piel así de expuesta. Pese a que no es obligatorio, sí es altamente recomendado el uso de tónico facial para calmar tu piel.
  • No desaproveches tu tratamiento! Esto tampoco es obligatorio, pero aprovecha la instancia para que tu piel le saque máximo provecho a alguna mascarilla o a una buena crema hidratante.
  • No salgas a la calle luego de exfoliarte sin protector solar. Nunca. Jamás.
Foto tomada del blog de Carolaila
http://www.carolaila.cl

En el mercado hay exfoliantes de mil tipos y valores. Si recién estás queriendo probar este tipo de cosas, puedes tratar con un exfoliante más económico. Yo te recomiendo el de Pielarmina de Damasco, y te juro que es súper bueno aunque la marca sea mirada a huevo! Vale $2000 y lo pillas en farmacias, tiendas Maicao y PreUnic.


Es importante que seas constante, porque exfoliarte cada 3 meses tampoco es como que vaya a hacer mucho por tu piel. También debes fijarte en cómo reacciona tu piel al tratamiento, si se irrita mucho mejor que busques uno más suave, y ante cualquier señal rara suspender su uso y consultar al dermatólogo.


Eso chicas! Atrévanse! Y si les gustó la entrada o tienen sugerencias, porfis porfis en los comentarios! Abrazos