Facebook Like

viernes, 10 de octubre de 2014

Receta! Scones Salados de Queso y Orégano

Holii!! 

Hoy les traigo una receta cachilupi que pillé por ahí. La probé y me gustó :D Así que vengo a mostrárselas para que se animen porque es estúpidamente fácil, hasta para gente enferma de torpe como la autora de este blog. Comencemos!!

Logré que quedaran ricos, no juzguen la estética xd



Qué voy a necesitar?

  • 2 tazas de harina, normal, sin polvos.
  • 4 cucharadas de polvos de hornear.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 2 cucharadas de mantequilla*
  • 1 taza de queso recién rallado **
  • 2 cucharadas de orégano seco, molido ***
  • 3/4 tazas de leche
  • Papel mantequilla

* para calcular las cucharadas deben tener mantequilla blanda, a temperatura ambiente, y enterrarle la cuchara y calcular al ojo, esa es la súper ciencia!
** Yo usé queso mantecoso, la idea es que sea queso "de verdad", no de ese polvito que se le hecha encima a los tallarines
*** La receta original es con tomillo fresco. Yo tenía tomillo, pero seco, y soy súper orégano lover, y como que el óregano pega con el queso, sooo... usté use el que le tinque más.

Nota: yo usé orégano del THE REAL orégano. En mi casa usar esas weás de supermercado es casi tabú. El orégano es cosechado y secado en el campo allá en mis tierras de la VIII región, y me traigo bolsas y bolsas constantemente a Valpo. Es importante porque este orégano "natural" es mucho más potente en cuanto a sabor y olor que el de súper, para que lo tengan en cuenta. Al final es cosa de gustos.

Manos a la Obra!!
Ya, lo primero, es agarrar un bowl y meter ahí la harina (pasada por un colador o cedazo), los polvos de hornear y la sal. Yo revolví eso para que se viera bonito, no sé si será necesario jajaja. Luego puse las 2 cucharadas de mantequilla, las cuales corté con el cuchillo en pedacitos pequeños. Y a ensuciarse las manos!!

Va a quedar una mezcla bien seca, la idea es ir desintegrando la mantequilla con los dedos e irla uniendo con los ingredientes secos, y termina siendo una cosa bien arenosa. Cuando estés segura que no quedaron "trozos" de mantequilla sin integrar, toca echar los ingredientes "mojados".

Entonces, echas el orégano (wait! eso también es un ingrediente seco... well, pero va ahora xd), la leche y el queso y empiezas a mezclar todo con las manos y PAF! se empieza a formar una masa como de pan. Aquí tú vas corrigiendo, si está muy pegote le echas más harina, si queda muy seca un chorrito más de leche. Anda corrigiendo de a poquito para que no te vayas al chancho.

Ahora, esta masa la estiras con un uslero en una tabla o algo, y cortas con un vaso o lo que sea en varios circulitos. Yo usé una tapa de colados porque quería que fueran pequeñitos. OJO! Que como la masa tiene queso tiende a pegotearse caleta, así que asegúrate de enharinar bien la mesa de trabajo tanto como sea necesario.


Queda el momento de terror: el horno!! Ya, si en verdad es bien fácil. Pones el papel mantequilla en la lata del horno y sobre él los sconcitos. Yo hice una tirada sin aceitar el papel y otra aceitando el papel y no encontré ninguna diferencia. Si eres mañosa y prefieres no arriesgarte, voh dale... si eres flojita y te da una lata atroz, voh dale también. Es importante que dejes una separación prudente entre un sconcito y el otro porque van a engordar.

Me salieron alrededor de 60 sconcitos con la cantidad
de ingredientes de esta receta :D

Esto es optativo: antes de meter al horno, yo batí un huevo en un plato hondo, así onda con el tenedor, y "pinté" los scones con eso para que quedaran brillantes. Olvidé hacerlo en la primera tirada y quedaron más opacos... no encontré que le cambiara mucho el sabor, nuevamente y como todo en la cocina, es cosa de maña no más.

Ya, ahora la parte chori. El horno debe usarse a temperatura media, tipo 2 llamitas. Si tienes horno eléctrico, úsalo en 180°C. Dependiendo de qué tan power es tu horno, tardará 15 a 20 minutos. El mío es un horno eléctrico de estos de departamento (bien ahí con tu descripción, Carli!) y me demoré 20 minutos. Yo puse la lata "al medio". Si tienes horno convencional voh dale no más, pero si tu horno, como el mío, es eléctrico, pon el calor en la parte de abajo y los últimos 3 minutos dale calor arriba y abajo.


Igual yo andaba súper asustada y revisaba a cada rato el horno, pero finalmente no tuve ningún percance :) Para terminar los dejé en un bowl y quedaron súper ñomis. Saben como a twistos o algo así, pero blanditos, no sabría decirles. Son como pa comérselos de snack y se me ocurre hacer de nuevo pero en volá con semillas de amapola, o ajo, o quién sabe qué tontera se me ocurra. Son esponjocitos y sabrosos, con philadelphia deben ser bacanes, o untados en salsa golf, o en salsa de tomates, o con mantequilla, o en su absoluta y deliciosa simpleza (yo los comí así no más).



Y eso pues chicas!! Si los llegan a intentar POR FAVOR cuéntenme, que es la primera receta que publico y no cacho bien qué les parece.

Un abrazo gordote, nos vemos!


pd: la receta original la tomé de aquí http://www.zancada.com/receta-scones-de-tomillo-y-queso/