Facebook Like

martes, 16 de junio de 2015

Receta Especial Día del Padre: Pastel de Jaiba Facilísimo

Hola mundillo!

Ya, empezaré mi regreso al blog con una receta que hace tiempo quería mostrarles (sí, estaba desaparecida, pero igual pensaba en ustedes <3 ).


Yo esta la hice para el día de la madre y quedó EXQUISITA! Porque no sé ustedes, pero desde mi punto de vista no hay cosa más rica que regalonear a los que uno quiere desde el estómago. Y el pastel de jaiba es un plato tan tan rico! Y lo más bacán es que se ve súper sofisticado y bonito, pero en verdad es increíblemente fácil de hacer, se los digo yo, que corto los tallos de ciboulette con tijeras jajajaja.

En esta ocasión se las traigo como una receta ideal para regalonear al papá en su día, recuerden que es este domingo!! Aunque obvio que igual sirve para un almuerzo en un día especial o para regalonear a alguien que quieran mucho. Insisto, nada más bonito que hacer algo con las propias manos de una (por más ñurdas que sean xd) y que se pueda disfrutar con el gusto, ñam!!

Aquí les dejo la receta, con todas las fotitos!

No sé qué tan conocido sea el pastel de jaiba en otros países. Acá en Chile es un plato muy típico de las zonas costeras y es muy rico! La jaiba no sé con qué nombre se conocerá en otros países, pero es una especie de cangrejo de mar (agua salada). La carne de jaiba la encuentran en pescaderías/marisquerías o en el supermercado. Además de eso, esto es lo que necesitan (para 4 porciones bien contundentes):
Esto es UNA marraqueta en mi mundo
  • Medio kilo de carne de jaiba (yo compré en el súper desmenuzada y congelada)
  • 1 cebolla grandota o 2 medianas
  • 2 dientes de ajo
  • 100g de mantequilla
  • 1 marraqueta*
  • 1 y 1/2 taza de leche
  • 3/4 tazas de crema de leche
  • 1 trozo grande de queso mantecoso
  • Queso parmesano rallado (el de bolsita)
  • Condimentos: Sal, pimienta, ají color.
A ver, la marraqueta es un pan súper común en Chilito. Con 1 marraqueta me refiero al pan entero, los cuatro dientecitos digamos, como en la foto. Igual pueden usar pan de molde (sin orillas) si prefieren.

Ahora, veamos cómo se hace esto:

Lo primero-primero, es poner a remojar el pan en la leche. Tienen que desmenuzarlo un poco y dejarlo ahí bien bañado en leche por harto rato, por eso yo recomiendo que empiecen por aquí.
Cuando tomé esta foto el pan ya había
absorbido casi toda la leche

Primero se pica la cebolla y el ajo en cubitos muy muy pequeños. Esta foto fue de mi primer intento, pero está muy gruesa!! Deben picar muy muy finito.

El trozo de queso es para rallarlo. Van a usar unas 4 cucharadas soperas, pero yo rallé más porque quise dejar un poco para decoración.


Luego, deben desmenuzar la jaiba si es que no venía previamente desmenuzada. Es recomendable que con paciencia revisen si viene cualquier trozo de conchita o dureza, porque es una lata cuando eso sale en un bocado, así que revisen bien unas dos veces al menos. Generalmente los del supermercado no traen, pero es más común si compran en pescaderías. Dense el tiempo de limpiar bien la carne de jaiba!

Ya. Terminaron la parte más difícil. En serio, eso era todo, ven que es súper fácil?? Ahora queda armar el pastel. Para eso, ocupen una sartén profunda o una olla (yo usé un wok) y pongan a derretir la mitad de la mantequilla (pueden añadir un chorrito de aceite de oliva si quieren) y luego pongan a dorar el ajo y la cebolla. Debe ser a fuego medio-bajo, cuiden que no se queme porque si el ajo se quema suelta un sabor amargo.
No cometan mi error, esa cebolla está muy gruesa!!

Cuando la cebolla empiece a ponerse transparente, añadir los condimentos: sal, pimienta y ají color. Yo también agregué un poco de merkén porque o sea, merkén, ñami (merkén es ají cacho de cabra molido y ahumado, propio del sur de Chile).

Después de eso, hay que añadir el pan y aquí va una técnica: deben apretar el pan para sacar el exceso de leche y de paso remover cualquier corteza que haya quedado muy dura, pero el tema es que esto es cosa de gusto. Si les gusta el pastel muy muy consistente, entonces estrujen bien el pancito... si les gusta más blandito, entonces incluyan el pan cargado con harta leche. También este es el momento de añadir la carne de jaiba.

A revolver!!! Revuelvan todo muy bien para que se cocine muy rico. Agreguen la crema y el queso rallado (yo reservé un poco del queso para decorar). Prueben lo delicioso que está quedando y, si es necesario, rectifiquen los condimentos.
Acá la cosa ya estaba caliente y no pude
enfocar bien la foto. Sorry :(

Ya casi terminando, deben enmantequillar los moldes que usarán. Yo usé unos moldes de greda que son enoooormes (y uno de cerámica, porque sólo tenía 3 de greda). Pueden usar cualquier cosa que sea apta para el horno. Luego llenar los moldes con la preparación y cubrir con queso parmesano rallado (yo usé el de bolsita del súper) y unas laminitas de mantequilla.

Finalmente, meter al horno a temperatura media por unos 15 minutos app y luego subir la llama por la parte de arriba para dorar. Recuerden que todo el relleno ya está cocido, así que con confianza no más, mientras no se les queme por arriba, todo bien!


Y eso sería todo! Si yo pude con mis torpes, blandas y lesas manos, de más que a ustedes les resulta sin problemas. Estaba exquisito, y eso que yo no soy muy fanática de los mariscos! Pero quedó buenísimo, lo prometo. Al final le eché arriba un poquito del queso rallado (del queso de verdad xD) y eso sería todo.

Ojalá se animen a intentarlo y me cuentan qué tal les resultó. Besitos, abrazos y mucho amorsh. Byee!