Facebook Like

sábado, 6 de septiembre de 2014

Nuevo Segmento! - Carliticosas: Mi cuerpo es mío

Hola chiquillas y chiquillos!!

Hace poco, la Pau del blog Blabla de mujeres se refirió al tema al tema del acoso callejero. Para mí siempre ha sido un tema importantísimo porque, seamos realistas, por triste que sea yo no conozco A NINGUNA, sí loco, a ninguna niña que diga "ay que le dan colorsh, si yo jamaaaás me he sentido violentada en la calle". Por penca que parezca, es un tema al que todas hemos estado expuestas, y sin embargo, aún hay gente que jura de guata que "no es tema".

Mi opinión no va en la volá todos los hombres son unos degenerados, o no me hablí en la calle wn que me violentas!, ni siquiera va por eso de a estos wnes deberían encerrarlos. Sorry si se me cae la gramática, pero las cosas son así xD Y no po, mi opinión va a algo mucho más básico y humilde que eso: yo quiero que se sepa que es algo que ocurre y que está mal
Ven? fácil y bonito. Que dejen de decirme que soy escandalosa y que "le doy color". O que le ocurre a una minoría. O que no es para tanto. 


Conversaciones en torno a este tema hay por montones y todas tenemos historias para compartir. Todas ellas son igualmente válidas y preocupantes, desde el agarrón en el metro/micro hasta el viejo que te susurró al oído todas las formas en que quiere culiarte. Porque sí, porque ahora NO se me cae la gramática, porque si vamos a hablar del tema vamos a decir las cosas como son y sin adornos, y nosotras sabemos que ASÍ SON. No me puedo poner eufemista con esto.

Y por favor, que no se trata de un tema de feminista al peo que es otra de las razones que he leído para desprestigiar este movimiento que insisto, sólo busca mostrarle a la sociedad oye!! esto ocurre! Abre los ojos! Y está mal!. Sólo eso. Se trata que quiero salir a la calle vestida como se me de la real gana porque no es posible que yo tenga que vestirme en función de lo que no quiero que me diga un degenerado. Porque disculpa amigo (o amiga), pero si tú vas a venir a decirme que es culpa mía porque se me ocurrió ponerme shorts mientras caen aves fritas en verano, de verdad no puedo conversar contigo, porque tu línea de pensamiento es EXACTAMENTE IGUAL que la del compadre que dice "la violaron porque se lo buscó" o "ella lo provocó"... y de verdad que disculpas, pero me costaría mucho entablar una conversación racional contigo. Paso.

Leí en un artículo una vez, que para ejemplificarle el tema a los hombres habría que cambiar el punto de vista. Porque claro, como no les sucede todos los santos días, llega a ser anecdótico si les sucede, ay que chistoso! No es en todos los casos, pero tiende a suceder. Y el tema sería, al loquillo heterosexual que no cacha esta "vulnerabilidad" a la que nos referimos, decirle que se imagine a un gallo como La Roca, alguien que físicamente ya de por sí es intimidante, que está claro tienes cero posibilidad de defensa.. y que se te acerque al oído y te diga cuánto te la quiere meter hasta el fondo (sí señores, a esas frases se enfrentan día a día sus hermanas, amigas, pololas e incluso mamás)... y tal vez esa situación pasaría, pero 3 cuadras más allá llega Vin Diesel te agarra en la entrepierna y se lame los labios y te guiña el ojo. Y así desde casi los 10 años. La mayoría de los días de tu semana. Invierno y verano. ININTERRUMPIDAMENTE. Y se preguntan por qué estamos chatas? Por qué muchas veces esto nos hace llorar?

Lo otro típico es el tema del "piropo". Nuevamente, galancito, déjame ser enfática: MI CUERPO ES MÍO Y NO TIENES DERECHO A ANDAR OPINANDO DE ÉL. Mensaje claro? No se trata que no nos deben mirar nunca en la calle y evitar todo contacto con nosotras. Se trata de un tema de proxémica, de tino, de espacio personal. Lo paraverbal vale más que lo verbal. Ilustro 2 situaciones que me han pasado a mí: en la primera, un hombre joven, buenmozo y bienvestido me sigue en su Mercedes al mismo ritmo al que yo camino, invitándome a tomar un helado, con un tono de voz evidentemente lascivo y repugnante, por casi una cuadra entera. Segunda situación: un viejito de calle Uruguay en Valpo (digamos una calle bien popular); estamos en el semáforo y él está a un metro de mí y me dice disculpe señorita si la molesto, pero pucha que se ve bonita!. Sí, el viejito podía ser mi tata, pero fue respetuoso, no violó mi espacio personal, no me miró de arriba a abajo como un pedazo de carne, y en verdad me reí y le di las gracias y seguí caminando. Es respeto no más, es cómo se dicen las cosas. No se trata de ser "weona loca" ni de discriminar por la pinta o edad... es sólo que quiero que se me respete, así de básico. 

Hace poco traté de "dar la pelea" ante el washita rica susurrado al oído. Trato de darme vuelta y decirle "disculpe, me dijo algo?". Eso casi siempre basta para dejarlos en otra. A veces no me resulta porque no puedo evitar el miedo y la pasá de rollos de él es más fuerte, él sí puede hacerme daño. Otros siguen riéndose y encontrándolo maravilloso. Y de verdad les digo, al chiquillo que a lo mejor no se imagina cómo es pasar esto día tras día tras días por años y años, que es penca, que es triste, que queremos que pare, que sería bonito que de verdad haya una cultura general donde esto pase de una normalidad a ser algo condenable, y ni siquiera hablo de condenable onda cárcel, sino que cachen que está mal, que no es una exageración, que SÍ ES ACOSO.

Les pido disculpas hombres. A todo ese chiquillo buen cabro que iba en la micro, o por la calle oscura caminando cerca de mí y que igual me dio miedo. Todas hemos hecho esa generalización que no corresponde. Perdón, pero estamos asustadas, nerviosas de repetir experiencias de hombres que no son decentes como tú, y que no te mereces que te estereotipemos así. Lo sabemos, que no todos son iguales, pero han sido años de condicionamiento y el tema está ahí y te pido disculpas porque no está bien pero por culpa de otros hombres, no podemos evitar estar a la defensiva. Cuando a tí te asalten, te puede asustar la pérdida material o el daño físico, pero pregúntale a cualquier niña, y nuestro miedo es otro, uno peor, porque vivimos en un mundo donde se ve normal que un grupo de hombres de la contru me detalle cuánto le gustan mis pechos, porque en mi país está subentendido que subirte al metro en hora peak es exponerte a un agarrón, porque es cosa que le preguntes a un par de niñas de tu entorno y ni te imaginas los relatos que puedes escuchar. 

Y nosotras chiquillas, de a poquito, tenemos que empezar a plantar cara. Porque por estúpido que suene, a veces el viejo verde no cacha que la está cagando. Muchas veces al enfrentarlos te farfullan un "disculpe" y bajan la mirada muertos de vergüenza. Por supuesto que hay de todo en la viña del Señor, pero hay que tratar de hacer algo.

Sorry si la entrada es muy larga. Realmente espero no ser la mina loca que todos creen que somos por preocuparnos de estos temas. Yo quiero que se me respete en la calle, que nadie ande opinando de mi trasero, de mis pechos, de mis piernas, de mis muslos ni de mi sexualidad, quiero ponerme la ropa que me gusta, caminar sin miedo en la noche. Tampoco es que estemos pidiendo tanto, verdad?


**************
Hoy se me ha ocurrido partir con un nuevo segmento en el blog :D Le puse Carliticosas porque básicamente son cosas Carlitiables generalmente no asociadas al maquillaje ni nada de eso, pero que igual me gustaría compartir con ustedes.

En la comunidad de blogspot he conocido niñas maravillosas, como la queridísima Pandilla Blogger, y ná po, básicamente esto vendría tratándose de un espacio de opinión personal y desahogo.